El amor después del amor

1208952_10201271104313679_1464319986_n

“La representación va y viene, cuenta lo que se hace con eso” (@HAL______)

El clima post PASO empieza a marcar algunos aspectos que anticipan lo que será la carrera a 2015. La reconfiguración del escenario implica nuevas problemáticas para los distintos actores. Indudablemente quién ha logrado constituirse como la figura relevante del 2013 es Sergio Massa. Dentro del arco político, el tigrense fue el mejor intérprete de lo sucedido en los últimos dos años y se consolida como un actor protagónico en la contienda por la conducción justicialista. Con una victoria segura y una brecha que se ampliará en octubre, se cierra un período que posibilitó su emergencia en la órbita bonaerense y se abre una etapa en la que deberá afrontar nuevos desafíos a escala nacional.

El peronismo vuelve a ser un espacio en disputa. El reordenamiento está lejos de abandonar su rumbo incierto. Son muchos los actores con pretensiones protagónicas y si bien éstas no siempre se acompañan de un sustento real, la dispersión no es un dato menor a la hora de pensar en cómo se reacomodará el tablero. Los gobernadores con adhesión oficialista de baja intensidad parecen ser las figuras subestimadas por el diagnóstico político actual. Podrán tener un techo bajo desde su autonomía, pero también un poder de veto relevante. Con mucha regionalización, se presenta aquí el desafío más importante para el Frente Renovador de cara a la carrera presidencial. Cohesionar esas tensiones no será sencillo. Menos con la impronta bonaerense que condiciona al massismo: tendrá que armonizar las históricas demandas de la provincia en materia fiscal y de representación con los intereses del peronismo del interior.  Si bien el poder de fuego territorial de los “aparatos” por momentos es sobredimensionado, la realidad es que este se convierte en condición necesaria para posibilitar la existencia de un armado nacional.

El otro aspecto a atender por el tigrense de cara a 2015 será la adaptación de su discurso a su flamante rol de legislador. Su perfil gestor deberá interactuar con las limitaciones del cargo. Cuando tomar la delantera en la agenda impera como necesidad, ser gestión siempre es una ventaja. Lo sucedido recientemente con ganancias es ilustrativo. Si bien la habilidad del FR para marcar agenda quedó en evidencia, el oficialismo supo capitalizar la iniciativa de la competencia. Aún siendo tardía y oportunista, la reacción del kirchnerismo es válida. Y reclamar el copyright difícilmente sea una estrategia interesante: quizás tenga un mínimo asidero en la coyuntura pero el impacto sobre el bolsillo a largo plazo de los sectores medios es lo que moverá (o no) el amperímetro.

En un escenario de fuerte desgaste del arco político, deberá demostrar mucha destreza para escaparle al clima de confrontación. En los tiempos previos a la campaña, su indefinición supo descolocar a las distintas fuerzas. Caminar por la “ancha avenida del medio” será más complicado dentro del congreso. La “administración dosificada del discurso”, como la llama Luciano Chiconi, fue un mérito distintivo. Mantener esa ubicación es otra tarea a emprender en estos dos años que se vienen. Y tampoco hay que subestimar el microclima, no siempre es tan sencillo escaparle. El mismo Massa por momentos no supo abstraerse de esa lógica.

2013 vino a cerrar una etapa. El fin de ciclo de la hegemonía kirchnerista sobre el arco peronista abre un nuevo capítulo en la lucha por la sucesión. Una nueva etapa demanda nuevos atributos y una capacidad de readaptar estrategias y discursos ante un escenario dinámico. Sergio Massa fue el actor estrella del último período y se anotó como jugador protagonista en la disputa que se avecina. Consumada la victoria en octubre, deberá moderar el entusiasmo y volcarse al nuevo panorama, porque tiene mucho para celebrar, pero esto recién empieza. Son tiempos de representaciones volátiles. Nadie tiene la vaca atada. Renovar permanentemente la legitimidad popular es el desafío para la nueva dirigencia. Veremos cómo sigue.

Anuncios
Estándar

One thought on “El amor después del amor

  1. Pingback: 2013 | Hedonismo de clase

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s